anuncio
CRÓNICAS

El viajar no es un placer

Por Emiliano Jauregui

Por Nacho Tellería


Sofía Maldonado es estudiante de abogacía en la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) y es de Alejandro Roca. De lunes a viernes necesita, como mínimo, dos pasajes para ir y volver a la universidad, lo que implica un aproximado de $700 por mes. Con mucha suerte, eso sería una boleta de gas con consumos de verano en pleno invierno. El padre de Sofía es jubilado y su madre está desempleada, por lo que el Boleto Estudiantil Gratuito (BEG) es una variable muy importante para continuar sus estudios.

Cómo todos los años, ella pidió turno en la SAT por internet para iniciar los trámites y, al llegar a las oficinas que la empresa tiene en la UNRC, la única respuesta fue que ya estaba cerrado el plazo. Que “no tenían sistema, que no podían cargar sus datos” y otras excusas. Por primera vez, el gobierno de la provincia puso un límite a la inscripción para el BEG y dejó afuera del derecho a 400 estudiantes. La preocupación de Sofía y todos los estudiantes derivo en enojo, y su enojo en organización. Ni en Río Cuarto, ni en Córdoba o Villa María, se puede decir que viajar es un placer.

 

EN RÍO CUARTO

Quizás bajo uno de los últimos soles del otoño, desde Plaza Roca comenzó la movilización con destino al Centro Cívico. Entre susurros sobre la respuesta que las autoridades podían dar, los estudiantes llegaron al lugar donde los esperaba Raúl Retamozo, de la Secretaría de Transporte. El funcionario se comprometió a llevar a Córdoba los datos de todos los estudiantes que no pudieron tramitar el BEG. Según Agustina Navazzotti, una de las estudiantes que estuvieron en el reclamo y delegada de la asamblea estudiantil, más allá del dialogo, la reunión no tuvo el resultado esperado porque la idea era reabrir el plazo como los años anteriores y no que se integre caso por caso. 7 días parecen escasos para que todos los estudiantes puedan enterarse. En épocas de vacas flacas, los estudiantes son los encargados de alimentarlas.

Piera Fernández, otra de las delegadas, consideró preocupante algunas de las nociones ideológicas desde las que habló el funcionario. “Estaba muy preocupado por cuanta era la cantidad de estudiantes que habían quedado afuera, la necesidad de una razón estricta para justificar porque no se lo pudieron tramitar. Planteos peligrosos en muchos sentidos” aclaró.

En ese mismo sentido Navazotti agrega “nosotros estamos para defender este derecho que hoy la Provincia recorto, y que es una conquista histórica y que luego un gobierno lo tomo como eje de campaña. Va de la mano de todo un recorte de la educación pública, de parte de los gobiernos se nota que quieren que cada vez menos gente entre a la universidad”.

 

“En épocas de vacas flacas, los estudiantes son los encargados de alimentarlas”   

 

EN CÓRDOBA

En Córdoba los estudiantes hicieron una sentada en la sede de la Secretaría de Transporte. A las 14:00 llegaron al lugar y no lo abandonaron hasta las 20:00, que fueron recibidos por las autoridades. Con pancartas, banderas y cánticos, estuvieron ocupando el espacio. En la Universidad Nacional de Córdoba son alrededor de 2 mil los estudiantes que se quedaron sin el BEG, según un revelamiento realizado por la Secretaria General de la Federación Universitaria de Córdoba.

Apenas comenzada la manifestación, el coordinador del programa les aseguro una reunión con las autoridades para las 18:00. A medida que se acercaba el horario de la reunión pautada, la reunión no empezaba y parecía escurrirse por las agendas de los funcionarios. Los estudiantes comenzaron a moverse, cantar, caldear el ambiente y darle mayor intensidad al reclamo para hacer saber que no se iban hasta que algún responsable los escuchara. El coordinador que había prometido reunión a las 18:00 se acercó con un policía para decirles a los estudiantes que dejaran de cantar. “Les dijimos que no había ningún agravio en eso, que estábamos realizando una medida de fuerza y la forma la íbamos a decidir nosotros” relata Dania Villanueva, estudiante de Derecho. Finalmente, cerca de las 19:00 los atendieron y en ese dialogo entre el Secretario de Transporte de la provincia y el Secretario de Asuntos Estudiantiles de la UNC, Leandro Carvello, se fueron intercambiando culpas entre ambas instituciones. Dania contó que la provincia le echaba la culpa a la universidad porque supuestamente le habían dado un plazo extra para que entregara los datos de los estudiantes.

La solución al problema fue similar a lo que había sucedido en Rio IV unas horas atrás. Se abrió el plazo para reinscribir a los que quedaron fuera del BEG hasta el 30 de Mayo. Los representantes estudiantiles no quedaron del todo conformes porque, al establecer un plazo para la inscripción, lejos de tratarse de un sistema mejor, es explícitamente un recorte porque se busca que menor cantidad de estudiantes pidan el boleto gratuito.

 

“En la Universidad Nacional de Córdoba son alrededor de 2 mil los estudiantes que se quedaron sin el BEG” 

 

EN VILLA MARÍA

Villa María atraviesa el mismo problema con el recorte al BEG. Ayer, una veintena de estudiantes se reunieron en Bedelía de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) para rastrear alguna solución. Allí decidieron hablar con el resto de los estudiantes por los cursos, organizar una panfleteada y reunirse nuevamente el miércoles 29 de Mayo para decidir la medida de fuerza. Julián Barbero, de Sociología, consideró que hay muchos problemas con el BEG, no solo el tema del recorte, sino también en condiciones y restricciones del derecho. “Por ejemplo, el no poder usarlo durante los fines de semana o más de dos veces por día, entre otros problemas”, contó.

A 100 años de la reforma universitaria, los estudiantes de hoy hacen suyas las palabras del manifiesto liminar, donde “los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan”, y se han puesto en movimiento para cambiar la situación.

Miércoles 23 de mayo

anuncio