anuncio
CRÓNICAS

La nación al Fondo, los estudiantes al frente

Por Emiliano Jauregui

Por Ignacio Tellería


El comedor de la Universidad se iba llenando de a poco. Afuera caía una garúa de esas que sin prisa, pero sin pausa, llenan de agua la totalidad de las cosas. Adentro, aglomerados en sillas, otros sentados en mesas, algunos con remeras de agrupaciones, con sus mates y mochilas, 300 estudiantes se disponían a ejercer uno de los actos democráticos mas antiguos de la humanidad: una asamblea, en este caso, de estudiantes universitarios.

La última vez que se realizó una en la UNRC fue en 2016. En aquella ocasión, el fantasma del ajuste y recorte presupuestario deambulaba en la comunidad universitaria. Dos años después, un miércoles 9 de mayo, ese fantasma es una certeza: 3000 millones de pesos fueron recortados del presupuesto, lo que a la universidad le significan 41 millones de pesos menos que iban a ser destinados a aulas y becas, entre otros.

En una mesa grande, frente al auditorio, se fueron ubicando diferentes referentes estudiantiles. Salvo el PRO, todas las fuerzas estuvieron presentes. Murmullos y conversaciones fueron interrumpidos por el saludo de bienvenida del estudiante de comunicación social y presidente de la FURC Mariano Llobell.

Mientras el silencio y la expectativa iban colmando el lugar, los referentes fueron tomando la palabra uno a uno. Los temas de la asamblea fueron dos: el ajuste en educación y el recorte en el boleto educativo gratuito. Paco Bertorello, estudiante de abogacía y miembro de Dinámica Estudiantil, celebra la participación, pero a su vez expresa tristeza por los temas que convocan. Afirma: “Lo fundamental es cómo seguimos, para resistir esta situación y retomar la iniciativa”.

Luego de los aportes de cada representante y la lectura de salutaciones de parte de los gremios docentes y no docentes, se abrió el debate. El primero en tomar la posta es Mauro, estudiante de Licenciatura en Economía, que dijo: “Decidí llegarme hasta acá porque soy fruto de la educación publica y siempre dije que me iba a movilizar cuando estuviera siendo atacada”. Pero no se queda en la enunciación del problema, sino que va mas allá y afirma “no se esta tocando el problema de fondo que es la dirigencia política”. Para él, tanto la izquierda como la derecha impulsan el mismo modelo de desarrollo, y cada 15 años el país explota en una crisis económica. En ese marco, afirma “yo entiendo que el capitalismo es inescrupuloso, pero es el único sistema que hay y la Argentina se tiene que subsumir a él”.

Quizás con sorpresa para algunos, la asamblea donde se discute la defensa de la educación se vuelve una discusión sobre políticas económicas. Es que el contexto del país, con una deuda externa que supera a la de cualquier período de la historia, y la reciente noticia de una nueva toma de deuda con el Fondo Monetario Internacional, condiciona todas las agendas. Nicole, estudiantes de Ciencias Políticas, polemiza “no nos comamos el verso de que tenemos que subordinarnos al capitalismo. Cada vez que intentamos desarrollarnos, ese proceso es cortado por un modelo neoliberal”.

Otra estudiante, esta vez de Abogacía, vuelve al llano y plantea que más allá de los modelos de desarrollo, su preocupación es poder tener clases. Insinúa que apoya la lucha docente, pero reclama que en los últimos paros ha perdido clases y exámenes. La discusión se pone picante y le contesta Macarena, estudiante de políticas: “queremos mas derechos, porque si hoy nos preocupa que no podamos rendir y nos están desfinanciando, en unos años ya no vamos ni a tener la posibilidad de venir a la universidad”.

 

“Otra estudiante, esta vez de Abogacia, vuelve al llano y plantea que mas allá de los modelos de desarrollo, su preocupación es poder tener clases”

 

Suenan aplausos entre intervención e intervención. El clima está encendido. Un estudiante anónimo proclama: “en esta estamos todos, o nos quedamos todos afuera o peleamos en la calle todos juntos”.

Van sumándose estudiantes. Otros se van presuntamente a cursar. Se discuten ideas y se hace catarsis. La preocupación es evidente. El estudiante en trabajo social y militante de Seamos Libres, Fidel Acera, señala la causa de tanto desajuste: “El modelo neoliberal intenta calar desde la alianza cambiemos, tanto simbólica como materialmente”. Sin embargo, en el medio del ajuste nacional en educación, también se suma el conflicto con el Boleto Educativo Gratuito (BEG), debido una decisión del gobierno de la provincia, por la que 500 estudiantes se quedaron sin el boleto.

Afuera sigue lloviendo, el día es gris, pero los ánimos de los presentes no reflejan ese color. Los estudiantes quieren luchar. Y luego de los momentos mas reflexivos o de descarga, empiezan las propuestas. Felipe Otero, estudiante de Ingeniería Química y militante del Espacio Independiente dice: “en el análisis que venimos haciendo coincidimos, pero tenemos que estar discutiendo qué acciones vamos a tomar” y propone realizar apagones en la universidad y movilizar a Buenos Aires el 17 de Mayo en el marco de la marcha federal universitaria.

Al comienzo de la asamblea, el militante de la Franja Morada Mikhail Tomassi, de Ciencias Políticas, había señalado que: “el movimiento estudiantil necesita objetivos claros y llevar a la lucha en la calle la defensa de la educación, junto con los demás claustros y sectores de trabajadores”. Quizás fue una premonición, porque luego de mucho debate, todas las propuestas de acción fueron votadas por unanimidad. Se aprobó movilizarse a Buenos Aires el 17 de Mayo a la Marcha Federal Universitaria convocada por CONADU, además de un apagón general de luz en la UNRC en dos turnos durante la semana del 14 de mayo. También se propuso realizar una campaña de prestigio de la UNRC. Con reflexiones e intervenciones político-culturales en la ciudad y una concentración e intervención del funcionamiento del Centro de Expendio del BEG en el centro de la ciudad y posterior movilización al Centro Cívico durante la semana del 14 de mayo. Por último se llamó a una convocatoria a una sesión de Consejo Superior ampliado con toda la comunidad universitaria.

La asamblea concluía dejando lugar a un modesto festival con la banda “Llanura Trio”. Afuera el agua seguía cayendo en finas gotas, con augurio de continuar por varios días más. El futuro de la educación es incierto. Hay preocupación. Pero hoy también todos vimos la otra cara. Hay entusiasmo en una juventud que esta dispuesta a defenderla hasta las últimas consecuencias.

Jueves 10 de mayo

anuncio